Cárcamo de Dolores

Me invitó Eduardo Vázquez a la inauguración del Cárcamo. Lo anoté en la agenda pues ya se me antojaba tanto saludarle como ver el resultado final de la restauración de la que tan orgulloso estaba, el mural subacuático que pinto Diego Rivera entre el 51 y el 52. Fui con Gema y disfrutamos del espacio, de la presencia del agua, de las telas azules ondeando al viento, de las palabras contundentes de Raquel Tibol, criticando al presidente Miguel Alemán por llenar de agua, antes de que la pintura estuviera lista, los murales subacuáticos, lo que contribuyó al deterioro de las mismas. En fin, que pasaron muchos años y se han restaurado y de nuevo podemos disfrutarlos, aunque ya sin agua.


El espacio, recuperado como espacio público, tiene magia, incluso con el barullo del evento indios danzando, prensa revoloteando, personalidades figurando, discursos más o menos densos, sombrillas de papel para evitar el sol, refrescos matinales para la sed y unas palabras casi susurradas de Alejandra "busca en Internet para ver que diferente se ve desde arriba" y lo encontré: "Tlaloc emergiendo del cieno", os invitó a volar conmigo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para que yo sepa que al otro lado hay alguien